La ira del Marsupilami

Después de que Spirou y Fantasio descubran una foto en la que se les ve cargando una jaula con un Marsupilami, empiezan una investigación para saber por qué ninguno de los dos recuerda absolutamente nada de esa escena que les ha descubierto Don Contralto en la aventura en anterior, El botones de Sniper Alley. La verdad tiene un aspecto muy familiar, en concreto, el del primo de Fantasio, Zantafio que, aprovechando el poder de la zorglohonda de Zorglub, ha hipnotizado a nuestros héroes para robar al Marsupilami y venderlo a un rico coleccionista.


Tras muchas décadas fuera de las aventuras, de las que desapareció sin explicación argumental después de El fabricante de oro, la criatura más excepcional de la naturaleza ha regresado a las páginas del cómic que lo vieron nacer.
En realidad, el retorno del Marsupilami ha podido ser gracias a la compra del sello Marsu Productions, poseedora de los derechos de este personaje y de otras obras de Franquin, como Gastón, por parte del gigante de la bd, Editions Dupuis. Por lo que no es de extrañar que uno de los personajes más queridos del universo Spirou no haya tardado en regresar a sus páginas, al igual que otras creaciones de Franquin como Buenavista, Lebrac o el señor De Mesmaeker.