El botones de verde caqui

En la Bruselas ocupada por los nazis de 1942, un joven Spirou trabaja como botones del Hotel Moustique, que se ha convertido en el cuartel general de los alemanes; mientras que Fantasio es un reportero del periódico Le Soir, controlado por los invasores. A pesar de que no pueden evitar reprocharse su cercanía con los «villanos de la guerra», ambos hacen lo que pueden para luchar sin perder con el cuello. Por su parte, aunque al principio no lo haga voluntariamente, Fantasio convierte su casa en un refugio para los aviadores aliados; mientras que Spirou, bajo el sobrenombre de «ardilla valona», actúa como enlace con la resistencia belga que lucha contra el invasor. Un invasor personificado en la figura del coronel Von Knochen, que hará todo lo que esté en sus manos para acabar con las filtraciones que salen de su cuartel general.


Obligando a abandonar su característico color rojo por un verde caqui más propio para la época, los autores, Schwartz y Yann —habitual de esta colección y de la revista Spirou—, hacen que Spirou regrese de nuevo a sus orígenes, cuando no era más que un botones con mucha iniciativa, para hacer frente a la peor de las situaciones que ha podido vivir, la Segunda Guerra Mundial.
Partiendo de un guión escrito por Yann para que fuera ilustrado por Yves Chaland a principios de los ochenta, y a pesar de la estética limpia y colorida, El botones verde caqui es un fiel retrato de la Bélgica ocupada por los nazis, en la que no se podía confiar en nadie, y dónde la fina línea que separaba al resistente del colaboracionista era muy fina.