Atrapados en el pasado

El genio loco de Zorglub no tiene límites, gracias a él ha conseguido crear una máquina que le permite viajar en el tiempo a través de las fallas que hay por todo el mundo. Sin embargo, al probarla, Zorglub ha quedado atrapado en el pasado, concretamente en 1865. Al saberlo, Champignac, Spirou, Fantasio y un reticente Spip, no dudarán en viajar en el tiempo y rescatar a Zorglub, aunque guarden sospechas de los fines por los que el antiguo villano creó la máquina. A pesar de sus esfuerzos, debido a una metedura de pata de Spip, todos acabarán encerrados en el siglo XIX, a excepción de la ardilla, que hará lo imposible para traer de vuelta a Spirou y sus amigos.


Frank Le Gall, creador de Théodore Poussin, escribe y dibuja esta peculiar aventura de Spirou —que juega con las paradojas temporales al igual que A los orígenes de Z—, y lo hace un estilo muy limpio y poco recargado, que se asemeja a la línea clara utilizada por Hergé y sus discípulos, haciendo de este Spirou un primo lejano de Tintín. Argumentalmente, la historia nos presenta el París, sobre todo el barrio del Marais, de mediados de siglo XIX de forma realista y creíble, para conseguir una aventura con la misma carga histórica que de ciencia ficción.