En las garras de la víbora

Debido a las denuncias de padres que creen que la revista Spirou es peligrosa para la seguridad de sus hijos, esta se queda sin dinero, con Fantasio al borde de un ataque de nervios, Spirou, sin acabarlo de buscar, consigue financiación, firmando un contrato que será una navaja de doble filo. Por un lado ha conseguido salvar la revista, pero por el otro, Spirou ha quedado completamente atado, debe llevar día y noche su uniforme de groom, y es obligado a viajar a una extraña isla donde un excéntrico colecciona personajes famosos, y Spirou es la última adquisición. ¿Podrá Spirou huir de la isla? ¿Fantasio estará a la altura de la situación y descubrirá quien se esconde tras el secuestro de Spirou? ¿Necesitarán ayuda de terceros, o terceras?


Yoann y Vehlmann han tomado un camino muy marcado, se han hecho con el personaje de tal forma, que cuando están realizando una aventura ya saben cual será la siguiente, y en la última viñeta de la última página, los autores nos ponen la miel en los labios enseñándonos quien reaparece en la serie, aunque la suerte no le acompañe.