Vito el Cenizo

Publicado en 1991, Vito el Cenizo es una nueva aventura lejos de su casa, concretamente en una isla abandonada en la que nadie ha puesto un pie en años. Después de dejarlo en Nueva York hundido en la mala suerte, Vito Cortizone ha vuelto. Lo encontramos en una avión cuya carga dice que le ayudará recuperar la buena suerte, pero una discusión el piloto, Von Schnabbel, hace que esté acabe cayendo del avión, y dejando solo a Vito a los controles, algo, que para aquellos que conozcáis al pobre Vito, solo puede acabar de un modo... Estrellando el avión en el laguna de un islote perdido en mitad del océano. Tras varios meses ahí, Vito ya no parece el mismo, y cuando Spirou y Fantasio llegan a la isla durante unas vacaciones, no lo reconocen y le ayudan, mientras que él se aprovecha para recuperar la carga hundida con el avión.


Mientras en Spirou y Fantasio en Nueva York, Vito era presentado como un personaje serio y malvado, un auténtico mafioso, cuyo único defecto era su mala suerte, en Vito el Cenizo los autores lo llevan más allá, convirtiéndole en un personaje completamente cómico, muy alejado de su primera aparición, dando lugar a un villano que nunca consigue llevar a buen puerto sus planes. Los dos malos de esta aventura, Vito y Von Schnabbel, a pesar de aparecer solo en tres ocasiones el mafioso y en esta el piloto de origen alemán, se convertirán en personajes reconocibles para el gran público cuando sean personajes habituales de la serie de animación, realizada entre 1992 y 1995.