Sidra para las estrellas

Cuando Spirou y Fantasio llegan a Champignac, cosas extrañas están sucediendo, y, para variar, el Conde se encuentra tras ellas. Resulta que algunos extraterrestres, los ksorianos, han llegado al castillo del Conde para llevar a cabo un campamento de micología, pero estos pequeños seres se han descontrolado cuando han probado la sidra, y han empezado a hacer cualquier cosa para conseguirla, mientras que un grupo de mafiosos tratan de secuestrar algún extraterrestre.


Tras recibir algunas críticas por su estilo de dibujo, Fournier no perdió el entusiasmo y siguió trabajando, y ya en esta aventura se le ve más maduro, con un estilo propio y sin verse atado por el pasado de la serie, algo que Dupuis supo compensar. En esta ocasión Fournier, viaja por primera vez a sus orígenes, centrando el argumento entorno a la sidra, típica bebida de las tierras bretonas, algo que se repetiría en El Ankú.
En Sidra para las estrellas se desvela uno de los mayores enigmas de la serie de Spirou y Fantasio, ¿donde se encuentra Champignac-en-Cambrousse? Pues bien, la gran cantidad de sidra que se encuentra en las casas y las granjas del pueblo hacen suponer que se encuentra entre Bretaña y Normandía.