Luna Fatal

Vito Cortizone ha regresado a Nueva York tras dos aventuras fuera del mundo del hampa —Vito el Cenizo y El rayo negro—, pero se ha encontrado con un problema, parece que todos sus secuaces se han enamorado, concretamente se han enamorado perdidamente —mediante algún tipo de filtro de amor— de la misma mujer, Suspiro-de-Jade, que encima es la líder de las Tríadas Chinas de la ciudad, a las que Vito y su familia están enfrentados. Solo se le ocurre una cosa para salir de este bache, recurrir al único hombre que conoce que puede resistir la tentación del amor, y ese no es otro que nuestro amigo Spirou. La encantadora Luna, hija de Vito, y un grupo de bellezas empleadas por Vito, seducirán a nuestros héroes para llevarlos a Nueva York, donde Spirou tendrá que descubrir rápidamente como Suspiro-de-Jade encandila a sus hombres, ya que Vito le ha puesto a Fantasio un collar explosivo.


Durante un tiempo corrió el rumor de que el personaje de Luna moría en las últimas páginas a manos de Suspiro-de-Jade —una idea que demuestra el deseo de los autores por moverse hacia unos cómics y unas aventuras mucho más realistas, como harían más tarde en Machine qui rêve—, pero finalmente la idea fue desechada por ser demasiado triste, ya que no solo moriría un personaje, sino que ese hecho influiría en los sentimientos y la actitud de Spirou, algo muy rompedor en la serie que tanto los autores como el editor prefirieron pasar por alto, y no perder la esencia de la colección. Luna Fatal sería la última ventura «normal», por decirlo de algún modo, realizada por Tome y Janry, antes de la sorprendente Machine qui rêve.