La abadía encantada

El Triángulo sigue haciendo de las suyas, después de secuestrar a Itoh Kata, se lo llevan a una vieja abadía abandonada. Spirou y Fantasio irán tras su pista, y más cuando Spip también desaparece en la abadía. Por su parte, a pesar de estar secuestrado, Itoh Kata hará de las suyas volviendo locos a sus secuestradores con trucos de magia haciendo aparecer y desaparecer conejos de su sombrero, quitándose una vez tras otra las cuerdas que lo atan. La abadía en la que suceden todos los hechos de esta aventura está supuestamente encantada, pero nuestros dos reporteros harán cualquier cosa para recuperar a sus amigos.


Es durante esta época cuando Fournier, que había entablado una estrecha relación con el personaje de Spip, propuso realizar las aventuras de la ardilla y publicarlas en una revista para los más pequeños de la casa, pero el autor, que ya había tenido que abandonar su serie personal, Bizu, no tenía suficientes manos como para realizar también las aventuras de Spip. Es por ello, que durante la etapa Fournier, la ardilla toma más importancia argumental que con otros autores, que no es más que un comparsa.