Jijé

Nacido el 13 de enero de 1914 en Gedinne, Joseph Gillain, más conocido como Jijé, entró muy joven a la École Saint-Joseph de Maredsous, bajo los consejos del escultor Alex Daoust, realizó tres años de estudios, hasta los 17 años, cuando se matriculó a clases nocturnas en la Universidad del Trabajo de Charleroi, dónde el pintor Leo Van den Houten le enseñó a dibujar sin mirar el papel.
Asistió a clases nocturnas en la Academia de Bellas Artes de Bruselas y en la de Artes Decorativas de día, y mientras realizó el servicio militar en el cuartel Fonck de Lieja.
Sus primeros trabajos en el cómic los lleva a cabo en los periódicos religiosos: La semaine du croise —Jojo, 1935-1939, personaje y gráficos muy influenciados por Hergé— y Petits Belges —Blondin et Cirage, tres episodios de 1939 a 1942—.
Desde 1937 hasta 1943 ofrece muchas mantas y grabados en madera a Cahiers Wallons, en los que colabora su padre, Eugène, poeta dialectal y recaudador de impuestos.
Su mente creativa está al servicio de Dupuis. Después de una colección en Le Moustique, dio, sucesivamente, a Spirou: Freddy Fred et le mystère de la clef hindoue (1939); Trinet et Trinette dans l'Himalaya (1939-1941); la primera colaboración en las aventuras de Spirou y Spip a finales de 1940; Don Bosco, ami des jeunes —su primera biografía dibujada, en 1941-1942—, seguida por su monumental Christophe Colomb (1942-1945).
En 1941, con guión de Jean Doisy, aborda la ficción realista con Jean Valhardi, Detective, que marca los jóvenes lectores de la época. Durante la ocupación nazi, se encargó de terminar las series americanas que no llegaban —como Superman o Red Raider— y reanudará las aventuras de Spirou en el verano 1943. Siguiendo los consejos de Jean Doisy, añadió un compañero surrealista, Fantasio, para asegurar un contrapunto cómico.
Con la formación artística del joven Willy Maltaite, el futuro Will, asegurada, después de la Liberación se convertirá en el asesor de los hermanos Dupuis y catalizador de un nuevo equipo de diseñadores con gran talento: André Franquin, Maurice De Bevere, conocido como Morris, Eddy Paape y Victor Hubinon.
Este grupo de artistas, reforzado más tarde con Pierre Culliford, Peyo, y Jean Roba, constituyen la «Escuela de Marcinelle» del cómic belga, en oposición a la «Escuela de Bruselas» formada por Hergé y sus discípulos en la revista Tintín. En contraste con de línea clara y realista de este último, la «Escuela de Marcinelle» se caracteriza por sus gráficos altamente personalizados, línea flexible, con un predominio del humor y la fantasía.
Entre los 1946 y 1952 Gillain, que ya firma como Jijé —derivado de sus iniciales—, Morris, Franquin y Will, conocidos como «La bande des quatre» viven en la casa de Jijé en Waterloo, donde el maestro distribuye sus trabajos, Spirou y Fantasio pasan a manos de Franquin en 1946, Eddy Paape asume a Jean Valhardi, y Hubinon colabora con Blondin et Cirage.
Jijé se embarca en una colosal biografía de Jesucristo (Emmanuel, 1947), y después realiza una segunda versión de Don Bosco, tras un viaje de documentación a Italia, en 1949. Junto a Franquin y Morris, viajará durante tres años a Estados Unidos y México.
A su regreso, profundizó en el estilo humorístico con nuevos episodios de Blondin et Cirage —cinco volúmenes de 1951 a 1955—, ilustra una publicación seriada de El conde de Monte Cristo en Le Moustique (1951-1952) y ilustra una obra de Flora Sabeiran para Les bonnes soirées (Le Senserenico, 1952), antes de desarrollar el primer gran cómic realista de western: Jerry Spring (veintiún álbumes desde 1954 hasta 1977).


Esta obra densa, con gráficos ricos y unos sentimientos prodigiosos y fuertemente humanistas influyen en muchos artistas jóvenes como Jean Giraud, Derib, Hermann, entre otros. Jijé, autor completo, a veces llama a escritores como Maurice Rosy, René Goscinny, Jean Acquaviva, Daniel Dubois, Jacques Lob y especialmente a su hijo Philippe, conocido como Philip.
La adquisición, en 1955, de un viejo invernadero a para restaurar en los suburbios de París, Champrosay Draveil, acabará con su vida de nómada burbujeante. Durante doce años, multiplica sus colaboraciones en la revista Spirou: la recuperación de Jean Valhardi —nueve episodios entre 1956 a 1965, los tres últimos junto a su amigo Guy Mouminoux—, continuó con Jerry Spring; dos aventuras africanas de Doctor Gladstone —en colaboración con el dibujante y escritor Charles Herbert Jadoul—; la  biografía de Charles de Foucauld (1959), y Blanc Casque en Le Moustique (1954) y Bernadette en Line (1958).
Retoma dos serie escritas por Jean-Michel Charlier: Tanguy et Laverdure (trece álbumes desde 1967 hasta 1979) y 1979, Barba Roja (tres episodios). También colaborará en Bonux BoyTotal JournalLe Journal de JohnnyTele 7 JoursLa voix du Nord (Le Commissaire Major, 1971-1973), etcétera. En 1974 reanudó el ciclo de Jerry Spring en Spirou, y ofrece tres últimas aventuras antes de su muerte, el 19 de junio de 1980 en Versalles.