El prisionero de los 7 budas

Cuando Spirou y Fantasio llegan al Castillo de Champignac descubren con horror que todo tiene un tamaño gigantesco, además hay unas medidas de seguridad muy altas. Pero todo tiene una explicación, el Conde alberga a Nicolas Nicolaievitch Inovskyev, un científico que ha creado el Generador Atómico Gamma, o G.A.G., junto a Harold W. Longplaying. Desafortunadamente es un invento que si cae en malas manos puede convertirse en una arma, y un país —cuyo nombre Franquin no nos llega a facilitar— quiere apoderarse del él, para ello han secuestrado a Longplaying y lo tienen retenido en el Valle de los Siete Budas, con la intención de que les de los planos del invento. Ante esta situación, Spirou y Fantasio, ayudados por Spip y Marsupilami, además de el Conde y Nicolas, no dudan en adentrarse en es país hostil para salvar a Longplaying y evitar que se hagan con el G.A.G.


Una vez más, Franquin nos presenta una aventura de espías, con ciertos tonos antimilitaristas, como es costumbre en sus historias. Para crear el Valle de los Siete Budas, Franquin se inspiró en unas imágenes de la revista National Geographic que mostraban las grutas de Mogao.