El nido de los marsupilamis

El álbum número 12 de Las aventuras de Spirou y Fantasio es, tal vez, uno de los más peculiares, ya que estrictamente no es un aventura de la pareja de reporteros. En El nido de los marsupilamis, Seccotine regresa de Palombia, y por fin se descubre que ha estado haciendo, un reportaje sobre los marsupilamis... Sí, sí, que hay más de uno. E invita a Spirou y Fantasio a disfrutar del documental que ha preparado, donde se descubre que el Marsupilami no estaba solo, y que tiene pareja y crías. Se dice que es muy probable que el cansancio que sufría Franquin en Las aventuras de Spirou y Fantasio estaba llegando a los límites, pero la espera de una hija, hizo que el dibujante se lo tomase con calma y creará este peculiar paréntesis en su carrera.


Para la segunda parte del álbum, se publica La feria de los gángsters, en la que un misterioso hombre asiático, Soto Kiki, se ofrece a entrenar a Spirou y Fantasio en las técnicas de lucha del lejano oriente para que puedan proteger a John P. Nut de unos gángsters. Todo empieza ha comprenderse cuando intentan matar a Soto Kiki y el hijo de Nut es secuestrado. Una vez más Franquin recurrirá a su personaje favorito, Gastón, para darle aire fresco a este breve relato de misterio y acción. Otro de los detalles que caracterizan este relato, es el final, en el que Soto Kiki acaba con el gángster rival y es detenido. Este final, un poco negro para una aventura infantil, fue ampliado con la salida de Gastón de la cárcel... ¿Porqué estaba en la cárcel? Mejor leéis la aventura y lo descubrís y disfrutáis por vosotros mismos.