El amuleto de Niokolo-Koba

Cuando un misterioso hombre entra en su coche y les confía la tarea de llevar el contenido de una maleta a Mansa Moussa, en Niokolo-Koba, para después desaparecer en una misteriosa luz, Spirou y Fantasio se ven obligados a averiguar que llevan y donde deben llevarlo, ya que desconocen por completo el significado de los nombres que el hombre les ha dicho. Tras un par de preguntas, Seté Bagaré, un senegalés, les acompañará hasta su país natal, donde se encuentra el poblado de Mansa Moussa, en la reserva natural de Niokolo-Koba. Además, lo extraño no termina ahí, cuando inspeccionan el maletín para saber que han de transportar, descubren que se trata de un extraño amuleto cuyos poderes desconocen.


Al llegar a su destino, descubrirán que alguien les quiere impedir que consigan su objetivo, por suerte ahí estará Ororea, la sensual fotógrafa que conocieron en Tora Torapa.
Una vez más, Fournier nos sorprende con su quinta aventura de Spirou y Fantasio, realizando un viaje lejano —como hicieron a Japón— sin que ellos lo quieran, viéndose obligados por la situación.