Con el agua al cuello

A pesar de todos sus esfuerzos, Spirou y Fantasio no encuentran fondos para financiar su nuevo proyecto, la búsqueda de Adrien Maginot y Günter Siegfried, dos exploradores que en los años treinta desaparecieron en las montañas de Tubut-Chan mientras buscaban el legendario Valle de los Proscritos. Tras una presentación de Spirou de una de sus últimas aventuras, en la que muchos asistentes se han desmayado o se han ido, el Doctor Placebo aparece en escena. Resulta ser un doctor en hipo... Sí, sí. Un médico especializado en curar el hipo crónico, una gravísima enfermedad, y les hace una propuesta. El les financiará su viaje si se llevan con ellos a unos cuantos pacientes que hasta ese momento han resultado incurables. Tras aceptar y con la ayuda de un guía local, Gorpah, la pareja de reporteros intentará encontrar los exploradores y el misterioso valle, mientras luchan contra el ejército local y los ataques de hipo.


Por si sola esta aventura no tiene nada de especial, sino es que se lee junto a su continuación, El Valle de los Proscritos. Además todos los personajes presentados en este álbum no tiene ningún valor argumental, tan solo sirven como contrapunto cómico a una aventura que transcurre en un país en guerra. Los autores siguen apostando por la presentación de temas serios, alejados de las aventuras divertidas e inocentes de la etapa Franquin o Fournier.