Aventura en Australia

En Aventura en Australia, el Conde de Champignac ha hecho un increíble descubrimiento en Australia, donde está trabajando con un joven profesor, Walker Donahue, y pide a Spirou y Fantasio que vayan a ayudarle. Pero cuando nuestros héroes, acompañados por Seccotine, llegan al pueblo donde se ha hecho el descubrimiento, Walker les dice que el Conde ha muerto a manos de un grupo de mineros. Tras examinar su tumba, descubren que el Conde está vivo y en las garras de Sam, un mafioso local que se aprovecha de los mineros y de su fiebre. Paralelamente a esto, y no muy lejos de ahí, unos aborígenes están buscando un ópalo que ha sido sustraído de una gruta sagrada y, que casualmente, ha ido a parar al interior de la bota del profesor Donahue.


Tome y Janry son los autores que más han hecho viajar a nuestros héroes, en su segundo número como responsables, y tras un viaje a la Antártida en Virus, los llevan a Australia, pero ahí no termina la cosa, después viajarán a Palombia —concretamente durante la colonización portuguesa—, al futuro, a Nueva York —en dos ocasiones—, a Tubut-Chan, a Moscú, y al Pacífico, y eso tan solo en catorce álbumes, ni que fueran Gold Passengers.
Volviendo al álbum, Tome y Janry establecen una duración más corta de las aventuras, en lugar de las 60 típicas de Franquin —aunque este variaba mucho— y Fournier, pasan a las 45, en las que la acción se sucede, inevitablemente, a un ritmo más rápido, un ritmo que nos impide dejar de leer. Este álbum, publicado en 1985, fue visto por primera vez en la revista Spirou en 1983.